Bañar al bebé | ¿Con qué frecuencia debo hacerlo?

Bañar al bebé es una experiencia interesante para la madre y el niño. Sin embargo, debemos evitar que esto afecte su piel. Conoce aquí cuándo y cómo hacerlo

Bañar al bebé es una acción donde debemos aprovechar la interacción entre la madre y el niño. Así como sus primeros pasos, el momento de la ducha genera mucha expectación. Sin embargo, es una labor que debe hacerse con sumo cuidado, especialmente durante los primeros meses del pequeño.

Debemos tener en cuenta que los hábitos del bebé están condicionados por su desarrollo físico y psíquico

No obstante, son muchos los errores que cometemos mientras aprendemos a satisfacer las necesidades de nuestro hijo. Por eso, te ofrecemos estos tips que te ayudarán a favorecer la salud e higiene de tu pequeño.

¿Cuándo debemos bañar al bebé?

Este es un asunto que puede responderse partiendo de dos puntos de vista. Si nos referimos a la hora apropiada para hacerlo, no existe un momento ideal. Y, en cuanto a la frecuencia, no hay un dato fijo.

Hora del baño

Esto lo determinaremos en función de las necesidades del bebé, los hábitos de la familia y previendo que no se realice ni antes, ni inmediatamente después de comer.

Frecuencia

Ahora bien, si nos preguntamos con qué frecuencia es recomendable bañar al bebé, tendremos que guiarnos por su edad. El primer baño en épocas anteriores se llevaba a cabo cuando se caía el cordón umbilical, es decir, unos 8 días después de nacido. Actualmente no es necesario esperar, de hecho, ya en la maternidad los bañan una vez culminado el alumbramiento.

La decisión la tomas tú o lo que indique el médico; una manera apropiada de acometerlo es frotar al pequeño con un paño suave, humedecido en agua tibia. Mientras más pronto se familiarice con su aseo mejor, incluso lo ideal es tratar de hacerlo con regularidad.

Hazlo diariamente si el bebé está sano y sin problemas o malestar de gripe o tos; también es bueno ver si las condiciones climáticas son aceptables o si se dispone de un ambiente con temperatura controlada. En cambio, si estás en invierno o viven en un lugar muy frío o con mucho viento, es preferible hacer un baño de esponja y no empaparlo por completo, para evitarle un resfrío.

Recomendación al bañar al bebé

La sugerencia es hacerlo entre las 10 de la mañana y 12 del mediodía o cuando el ambiente sea más caluroso; durante un tiempo aproximado de 10 a 15 minutos. Esto se debe a que ellos no se ensucian como nosotros y, por tanto, solo requieren que limpiemos diariamente sus genitales y pliegues donde acumulen sudor, polvo o residuos de comida o fluidos corporales.

Baño del bebé-sugerencias-Mamás360

"Dado lo delicada de la piel del bebé recién nacido, no se aconseja el uso de talcos, lociones, aceites ni perfumes directo sobre la piel. Solamente champú especial, para niños y jabón neutro. El perfume puede ponerse sobre la ropa y un poco en su cabeza" - Wikipedia.org

Bañar al bebé | Consejos adicionales 

Además de moderar la frecuencia de los baños, es importante prestar atención a otros detalles. Entre ellos, destacan el tipo de productos que usamos y la limpieza de sus genitales.

Productos para el baño

En cuanto a los productos que utilicemos durante el baño, evitemos aquellos que contengan fragancias. Hay que entender que un bebé no es como un niño grande o un adulto, su piel no está preparada para admitir ciertos componentes químicos. Por tanto, elige jabones y champús cuyo pH sea neutro, así mantendrás su equilibrio hidrolipídico.

¿Cómo asear los genitales del bebé?

Así mismo, es recomendable ser cuidadosas al asear sus genitales, puesto que se trata de áreas muy sensibles.

En el caso de las niñas, lo correcto es empezar por su vagina y luego continuar hacia el ano. Así, evitaremos que se infecte a causa de las bacterias que provienen del intestino.

A los varones debemos lavarles sin retirar tanto el prepucio si son muy bebecitos (de todas maneras esto se debe hablar directamente con el pediatra). No olvides que, ante las dudas es mejor consultar.

Si detectas algún sarpullido o reacción alérgica después de bañar al bebé, informa inmediatamente al especialista y sigue sus instrucciones al pie de la letra.

slogan-Mamás360

No hay comentarios

Agregar comentario